jueves, 18 de abril de 2013

Jugando a: King of Tokyo, La Resistencia

Llega un nuevo día de vicio, un día de estrenos ya que llegaron nuevos retoños a la colección con ganas de estrenarse, así que convencí al grupo de que íbamos a jugar a unos nuevos juegos hiper mega divertidos y, aunque desconfiaron un poco, picaron.

Íbamos a ser pocos, Pep, Edu, Forner, Maria Antonia y Xisco, más tarde Teresa y Sacares se nos unirían.

Siendo cinco sacamos el King of Tokyo, un juego ligero de darse hostias, ¡no podía fallar!


Tras una explicación de reglas muy rápida (el juego es muy muy sencillo) nos dispusimos a destruir Tokyo, total nos liamos y echamos seis partidas seguidas así que mejor no explico cada una de ellas que esto se alarga mucho.

En las primeras partidas hubo muchos más ataques, entrabamos en Tokyo sin casi dudarlo aunque no soliamos aguantar mucho ahí, muchos ataques para aguantar. 
Las cartas tuvieron mucha importancia desde la primera partida, todos buscábamos energía para comprarlas. Los perjudicados fueron los puntos, nadie buscaba triples para puntuar.
A medida que íbamos jugando partidas las ganas de atacar se apagaban, se evitaba entrar en Tokyo si era posible evitarlo intentando conseguir energía, si alguien entraba era con honores, dando una buena colleja al desafortunado monstruo que destruía Tokyo tan tranquilamente.
Las últimas partidas se alargaron un poco, la gente buscaba curarse las heridas desesperadamente, el paso por Tokyo podía ser un paseo porque nadie quería entrar, las cartas cobraban aún más importancia y resultaron decisivas en muchos casos. Algunas partidas se ganaron por puntos.


Las sensaciones generales fueron muy buenas, de los cinco debutantes nos gustó a todos, seis partidas seguidas lo demuestran.

Resultado:
Edu: 2 victorias
Xisco: 2 victorias
Pep: 1 victoria
Maria Antonia: 1 victoria
Forner


Tras esta orgía de sangre llenamos el estomago, recuperando energía y preparandonos para cambiar el chip de luchador por el de conspirador, estaba a punto de salir a mesa La Resistencia. Con la cena llegaron Teresa y Sacares, con una cara de traidoras...seguro que no traman nada bueno.

Otra muy breve explicación de reglas y empezamos a repartir roles, jugamos sin habilidades y los espías se conocen.
Como siempre en estos juegos de roles ocultos (Hombres Lobo, two Room and a Boomb, etc) cuesta romper el hielo, así que yo mismo empiezo como líder y guío un poco la primera ronda, "¿quien quiere ir a la misión  ¿tu?lo has dicho muy deprisa, ¡tu eres un espía!"
La primera partida cogemos un poco el funcionamiento y la manera de ganar y conspirar.
La segunda fue apoteósica, porque hubo acusaciones y defensa acerrima, en la última misión (2 completadas-2 saboteadas) no parecía estar claro quien eran los espías, estaba entre Pep  y yo. Discusiones de minutos, votaciones fallidas, más discusiones. Al final me enviaron de misión y...¡la saboteé! ¡MUAHAHAHAHA!

A partir de la segunda entraron en juego las habilidades, elección libre de misiones y los espías no se conocen.
Hubo partidas rápidas, cuando en una misión de cuatro es doblemente saboteada...pronto se descubre quien es el espía. Aunque las intrigas y planes maléficos que provoca este juego...no imagináis las discusiones que tuvimos ayer, gritando y boicotenando las votaciones una y otra vez.

Las sensaciones fueron buenas una vez más, parece que he acertado esta vez con estos juegos y espero que sean más rentables que algunos que tengo (ver juegos que debo amortizar). 

Quedan juegos por estrenar, muchos quieren volver a salir a mesa. Dificil elección...