lunes, 14 de enero de 2013

Amigo invisible: Fabricando un Jungle Speed



Ya hemos pasado la navidad, unos días donde la gente espera los regalos de los Reyes Magos, esto siempre que se hayan portado bien. También hay gente que se reúne para sortear a quien hacer un regalo, normalmente limitado a unas condiciones (que suele ser económica , este es el caso de los primos de mi mujer. Cada año nos reunimos para sortear a quien de nosotros nos ha tocado hacer el regalo, pero como novedad este año hay unas nuevas reglas bastante importantes:

-El coste no puede superar los 5€
-Tiene que ser algo que hayamos fabricado nosotros mismos.

Unas restricciones importantes que obligan a romperse la cabeza al ya de por si difícil dilema de ¿Que regalar?


Afortunadamente, pronto se me encendió la bombilla, podría hacer un juego de cartas...algo divertido...que les vaya a gustar...¡Un Jungle Speed!



Me puse manos a la obra, empecé buscando los archivos para imprimir  fui a comprar papel pegatina, una caja para guardar el juego, dos barajas de cartas, fundas para las cartas y algo que me pudiera servir de tótem para el juego.

Tras tener todo el material me puse manos a la obra. Imprimí las nueve hojas para las 80 cartas del juego. Recorté cada una de las cartas con unas tijeras (no tengo cizalla), las pegué encima de una carta de poker, recorté el sobrante de pegatina de cada carta, las enfundé y listo. ¡Las cartas están listas!


 cartas enfundadas


Tocaba el turno a la caja. Había comprado un cofre de madera en los chinos, me pareció bonito y del tamaño suficiente para guardar el tótem y las cartas, así como las instrucciones.
Para adornarlo un poco imprimí unas imágenes que encontré en la bgg y las pegué en los laterales del cofre y en la tapa.

 Cofre decorado a lo Jungle Speed

Solo quedaba imprimir las reglas, las encuaderne con grapas (muy muy cutre la verdad), y intentar guardarlo todo en la caja. Yo había comprado como tótem un muñeco de juguete para perros, que hacia ruido cuando lo apretabas, pero no cabía en la caja. Al final tuve que poner un cubilete de parchís  tiene un buen tamaño y cabía perfectamente.



Y con esto terminé el Jungle Speed casero, que pudimos estrenar el mismo día de la entrega y gustó a todos.

Como sorpresa, hubo otra persona que también tuvo la idea de regalar un juego de cartas, ella se decidió por el Toma 6, ¡y lo hizo por completo todo a mano! Dibujando las cartas y escribiendo el reglamento con el ordenador (copiando del original). Y le quedó de lo mas personalizado, me encantó la idea.





Podéis observar todos los regalos del amigo invisible, ¡hay autenticas obras de arte!